Noviembre en Mercosur

Home  >>  Nuevas Tecnologías  >>  Noviembre en Mercosur

Noviembre en Mercosur

On octubre 23, 2008, Posted by , In Nuevas Tecnologías,derecho,derechos de autor,programas de ordenador,proteccion de datos, By , With Comentarios desactivados en Noviembre en Mercosur

Será en Córdoba (Argentina) los días 12, 13 y 14.

Cuando el año 92 (autoexiliado de los fastos que se sucedían en España) pisé por primera vez suelo americano tuve la sensación de que volvería algún día a ese magnífico continente donde me siento como en mi propia casa; y cuando el pasado año dejaba Buenos Aires para regresar a Zaragoza – después de mis viajes a Brasil, México, Venezuela y República Dominicana – fuí consciente de que cada vez que tomo un avión de regreso, en realidad, estoy comenzando el viaje y, cuando vuelo hacia América estoy – de alguna manera – regresando al hogar.

No es sólo, que también, por sus paisajes formidables, la calidez de sus gentes y las decenas de amigos … sino por la posibilidad de aprender derecho informático (o telemático … no seré yo quien discuta los nombres) en un continente en el que, a pesar de la precariedad del acceso a Internet, se encuentran algunos de los mayores sabios en la materia, en cantidad y en calidad; un continente donde la avidez por conocer de profesionales, docentes y estudiantes desborda casi siempre las previsiones de los organizadores de jornadas y congresos dedicados al derecho de las nuevas tecnologías.

Mientras tanto en la octava potencia del mundo (o eso dicen nuestros prebostes) tiramos con pólvora del Rey (del “Rey” europeo, se entiende) para mayor gloria de las grandes empresas informáticas y de telecomunicaciones afines al poder, detrayendo fondos al desarrollo del conocimiento en beneficio de un pretendido avance tecnológico cuyo paradigma es la Televisión Digital Terrestre; proyecto de oscuras intenciones que consagrará definitivamente la instauración del Ministerio de la Verdad, con algún ministro o ministra (miembro o miembra) decepcionado/a por no poder fotografiarse junto a la brecha digital.

Por fortuna … siempre nos quedará Paris.

Comments are closed.